06

¿DIGITALIZARSE ES TRANSFORMARSE DIGITALMENTE?

Desde el nacimiento de internet en 1983, hemos vivido un proceso de transformación digital que tiene en la digitalización uno de sus aspectos más básicos. Estos dos conceptos pueden ser usados erróneamente como sinónimos, pero lo cierto es que son términos con un significado muy diferente.

La digitalización es convertir todo lo tradicional a digital. Los procesos se siguen realizando de la misma forma o de manera muy similar, solo que se dan a través de plataformas y herramientas digitales y buscan aumentar la productividad y eficiencia. Por ejemplo, en Agencia Watson realizamos procesos de digitalización al escanear un documento, al enviar un archivo PDF, al crear una presentación de diapositivas, al generar comprobantes de pago virtuales, al usar nubes de almacenamiento, etc.

Por otro lado, la transformación digital es entender que las nuevas tecnologías generan oportunidades de negocio que los métodos tradicionales no pueden aprovechar. Hablamos de un proceso de modificación de procesos, cultura y modelos empresariales para ofrecer productos, servicios y experiencias diferentes y cada vez más digitales.

Digitalizarse es una iniciativa que todas las empresas deben tomar no solo porque ahorra costos, genera mayor eficiencia e incrementa la productividad de las personas, sino porque, en el mundo en el que vivimos, una organización que no es digital está condenada a no explotar su potencial y desaparecer. Pero Agencia Watson está rumbo al siguiente nivel:  transformarse digitalmente.

En Agencia Watson, este proceso de transformación digital está liderado por Jerry Lynch, un CEO visionario e innovador que nos motiva constantemente a desarrollar nuevas habilidades digitales y creativas, a ver el cambio como una oportunidad para transformarse y a aprovechar los recursos tecnológicos para optimizar nuestra forma de trabajo.

Un paso importante en la transformación digital es la digitalización, sí, pero este no tiene por qué ser el único camino ni la única acción. La verdadera transformación digital también trata de transformar la mentalidad de las personas y rediseñar los espacios de trabajo porque implantar únicamente tecnología no es suficiente.